Dona para los tejanos: La Historia de Liam

“No fue hasta que nos pasó a nosotros que nos dimos cuenta de la importancia de las transfusiones de sangre”.

Hay guerreros de todos los tamaños y de todas las edades.

Hace dos años, el pequeño Liam Paz se convirtió en un guerrero inesperado en un viaje difícil.

En Septiembre de 2022, a la edad de 4 años, a Liam le diagnosticaron Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA), un tipo de cáncer de sangre y médula ósea.

También conocida como Leucemia Linfocítica Aguda. La LLA es la forma más común de cáncer infantil que puede progresar rápidamente sin tratamiento. Los síntomas pueden incluir fiebre, dolores corporales, dolor de huesos, hematomas, encías sangrantes e infecciones frecuentes.

Cuando inesperadamente Liam comenzó a experimentar muchos de estos síntomas, su familia entró en acción.

“Fuimos al hospital y le hicieron dos rondas de pruebas en diferentes momentos”, dijo Kevin, su padre.  “No fué hasta la tercera vez que le diagnosticaron leucemia.”

Fué el comienzo de un proceso a largo plazo, desafiante emocional y físicamente.

“Como padres, en la sala de espera, uno piensa que la noticia que nos darán será buena, pero de repente la vida queda destrozada”, recordó Kevin. “Es desgarrador para los padres saber que su hijo tiene cáncer.  La vida se detiene. Todo parece estar fuera de control.”

Liam inmediatamente inició un tratamiento médico para combatir las células cancerosas.

“Como paciente de leucemia, su sistema inmunológico está tan bajo que necesita transfusiones de plaquetas y glóbulos rojos repetidamente. Es un proceso de rutina durante el tratamiento de la leucemia”, dijo Kevin. “Las plaquetas se destruyen en el cuerpo de Liam durante la quimioterapia, por lo que las transfusiones las restauran”.

Liam, ahora tiene 6 años, y su familia viajan regularmente desde su casa en Hillsboro a un hospital infantil de Dallas, donde se somete a transfusiones y tratamientos contra el cáncer.

“Mi hijo ha recibido muchísimas transfusiones de sangre y plaquetas. Hasta ahora ha recibido al menos 20 transfusiones de glóbulos rojos e innumerables plaquetas”, dijo Kevin.

“Veía a mi hijo acostado en la cama y me sentía impotente. No sabía qué hacer ni qué decir”, dijo.

Otras familias brindaron el apoyo que tanto necesitaban durante la batalla de Liam.   Kevin se conectó con grupos de apoyo bilingües para pacientes con cáncer y familias con cáncer pediátrico en todo Texas.   “Tenemos una red sólida con otros padres”, dijo. “Las familias con cáncer pediátrico tienen un vínculo estrecho. Nos apoyamos unos a otros. Lloramos unos con otros.

“Estos niños con cáncer son guerreros. Amamos a Liam y queremos desesperadamente que vuelva a ser el mismo niño que era antes”, dijo Kevin. “He reconsiderado muchas cosas en mi vida a medida que las prioridades han cambiado”.

La crisis de salud de Liam motivó a su padre a recurrir a una forma vital de ayudar: se convirtió en donante por primera vez, y luego donante frecuente.

“No fue hasta que nos pasó a nosotros que nos dimos cuenta de la importancia de las donaciones de sangre”, dijo Kevin. “Nunca sabemos qué puede pasar y cuándo podríamos necesitarlo. Hoy la sangre puede ser necesaria para mí, o mañana para ti. Nunca sabemos.”

Uno de los beneficios de donar sangre es conocer su tipo de sangre. Kevin descubrió que el suyo es tipo O negativo, el tipo de sangre universal. O negativo se considera universal porque puede usarse para cualquier paciente que lo necesite, sin importar su tipo de sangre individual. Esto es particularmente útil para pacientes de emergencia y traumatismos graves, cuando cada segundo cuenta y marca una diferencia para salvar vidas.

O negativo también es el único tipo de sangre que se puede administrar para tratar a bebés prematuros y no nacidos.

“Invito a otros padres a unirse a mí para donar sangre”, dijo Kevin. “Es un proceso simple, desde hacer una serie de preguntas para conocer mi salud y mi historial médico, hasta sentarme en la silla de donación. El proceso tomó menos de 10 minutos. Me sorprendió lo rápido y sencillo que es”.

Hoy, después de un tratamiento prolongado, Liam muestra una mejoría. Su familia nota que está mejorando gracias a las transfusiones y la quimioterapia, y que su cabello ha comenzado a crecer nuevamente.

Sin embargo, el camino hacia el progreso sigue siendo exigente.

“Me he preguntado ¿Por qué nosotros? Todo lo demás en el mundo pareció dejar de importar desde el diagnóstico de leucemia de Liam”, dijo Kevin.

“Dios está en el centro de nuestro camino y mi fé ha sido fundamental. Agradezco al creador porque nos ha fortalecido a nosotros y a mi hijo para tolerar este viaje, pero es aterrador”, continuó.

Kevin compartió este mensaje para otras personas que leyeron la historia de Liam:

“Disfruta de tus hijos, no des las cosas por sentado, vive la vida al máximo y dona sangre para ayudar a estos niños guerreros y pacientes que te necesitan”.


Done en un centro de donación de Carter BloodCare o en una campaña de donación de sangre móvil para ayudar a pacientes locales como Liam.

Si alguna vez recibió sangre o plaquetas, su experiencia con transfusiones puede motivar a otras personas a donar. Por favor, cuéntenos su historia.


Dejando pagina en Español.

Desea continuar en Ingles?

Dejando pagina en Español.

Desea continuar en Ingles?

Dejando pagina en Español.

Desea continuar en Ingles?

Dejando pagina en Español.

Desea continuar en Ingles?